26 mar. 2011

13/03/2010

En ese instante solo hubo silencio para ellos.
eran sus manos las voces vitales de sus cuerpos,
cantando apresuradas,
descubriendo la agonía.
El ansia dulce, el amor descalzo.
Para verte los últimos clamores de amor
que se rinden a sus labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario