15 may. 2011

FUGA PARA CONTRABAJO Y SAXO (Poema de Francisco Véjar)


Caminar, siempre caminar
como la que partió hacia otra parte
con un morral de planes e ilusiones,
dejando sin musa al soldado
sucio con saliva de palabras.

Nos parecemos a ella,
manchando de tinta los papeles,
empuñando algo en la despedida. Intentando
desbaratar el sentido de las horas.
Quizá porque nadie ha llegado a conocernos
y ese sea nuestro triunfo.

Cerca nuestro, objetos que callan y escuchan,
trozos de lunas que inventaba para seducirte,
casas deshabitadas y sin césped
en las que nos amábamos violando cerrojos.

Así como la vida, la fiesta siempre está en otro lugar;
tal vez en Edimburgo, Quintay o Valdivia
pero la llama que queda en nuestros ojos
nos acompaña
cuando partimos
y olvidamos
las fosas que se abren
cada día.

2 comentarios:

  1. Recuerdos que se quedaron en los baldíos terrenos de la luna
    sin sol no se necesita sombra alguna a menos que haya lluvia intensa
    sólo una melodia podría abrir la caja de Pandora

    saludos.

    ResponderEliminar