2 ago. 2011

Walking around (Pablo Neruda)

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
Navegando en un agua de origen y ceniza.
El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.
Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.
Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío
No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.
No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.
Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.
Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.
Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.
Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.

1 comentario:

  1. Impresionante Neruda.

    ¿Cómo va a ser tu día hoy?

    Esta mañana desperté emocionado
    con todas las cosas que tengo que hacer
    antes que el reloj sonara.

    Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
    Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

    Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso
    o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas.

    Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero
    o puedo estar contento que mis finanzas me empujan
    a planear mis compras con inteligencia.

    Hoy puedo quejarme de mi salud
    o puedo regocijarme de que estoy vivo.

    Hoy puedo lamentarme de todo
    lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo
    o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

    Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas
    o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

    Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos
    o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

    Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar
    o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

    Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela
    o puedo abrir mi mente enérgicamente
    y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

    Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar
    o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.

    Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy,
    soy el escultor. Lo que suceda hoy depende de mi,
    yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

    Que tengas un gran día... a menos que tengas otros planes.

    ResponderEliminar